31 agosto, 2010

[Daguerrotipo en marco de caoba de un poeta modernista]. Por Víctor Quezada


En esta ocasión les ofrecemos una pequeña reseña del libro de poesía Ruda (Editorial Cuarto Propio, 2010) del poeta Germán Carrasco. Texto que fue escrito por Víctor Quezada para la Revista Grifo Nº19 pronta a lanzarse, el día 9 de septiembre.



Daguerrotipo en marco de caoba de un poeta modernista

¿Qué suscita la aparición de una nueva palabra en poesía?, ¿qué hay detrás de la necesidad de ampliar el corpus poético? o ¿qué podrían llegar a significar estas preguntas sino una perspectiva de lectura demasiado conservadora? Estos cuestionamientos surgen necesariamente a la hora de leer Ruda, sexto libro del poeta Germán Carrasco (Santiago de Chile, 1971).
En Ruda, la adición de palabras tradicionalmente no poéticas, emerge desde el cruce entre la reflexión sobre el estatuto de la poesía y lo social como temáticas preponderantes
Si alguna vez anémonas, nenúfares, pámpanos, adelfas, frufrú, esplín, azúr o las vanguardias y el indigenismo de vanguardia, fueron capaces de incorporar palabras que enriquecieron el léxico y el horizonte textual de la poesía latinoamericana, apropiándose de la modernidad desde una operación transculturadora, en Ruda, la cotidianeidad (“el chardonnay frío”), el sexo (“Poesía, cunilingus, felación”) y la cultura de masas con sus representantes y tecnologías (“algún tipo / de Christina Aguilera que cumplía los sueños”, “una laptop milagrosa que ilumina la pieza”) son las matrices de tales adiciones y la superficie del discurso poético de Carrasco.
En Ruda, la adición de palabras tradicionalmente no poéticas, la amplificación del léxico como procedimiento, el montaje de discursos heterogéneos, y la intención de mezcla de diferentes hablas en el texto literario, emergen desde el cruce entre la reflexión sobre el estatuto de la poesía y lo social como temáticas preponderantes. Dos ejes que ya habíamos observado a lo largo de su proyecto de escritura, y que redundan en la amplificación de la realidad como resistencia a las zonas “agresivamente monolingües”, es decir, como resistencia a participar libremente de una cultura con pretensiones globales.
En tal sentido, dicho intento se encarna en dos versiones relevantes. Primero, en la apertura a realidades diversas, materializadas en los espacios de las capitales latinoamericanas: “Democráticos cardenales (Chile), / malvones (Argentina), geranios (Perú, México) de tallo firme”. Y, segundo, en el énfasis plástico y cinematográfico, en el zoom sobre esas realidades representadas, en pos de desbaratar la simpleza de una mirada unívoca y general: “Y el momento es registrado con insidiosa crueldad por la cámara”.
Así, como dejamos entrever, el Modernismo y las diferentes vanguardias –en sus propios contextos– bogaron por encontrarle una lengua exclusiva a la literatura. Para ello generalmente refirieron a la existencia de un esquema conceptual anterior al que se opusieron por su falibilidad a la hora de describir la realidad del sujeto y la expresión poética, realidad lingüística que es pura diferencia. Consecuentemente, en esta reciente entrega de Carrasco, dichos procedimientos tienen como objetivo perderle el habla a la poesía; situar su ocurrencia en el desplazamiento constante de los signos y sus significados. Pues, en el fondo, esa es la trayectoria de un texto: “Cuántas veces te tengo que explicar / lo que importa es el movimiento te digo / mientras la camisa gotea en un cordel / como exhausta bandera de rendición”.

4 comentarios:

baudelaire3 dijo...

Notable comentario, muy superior a la apología barata que publicara Gandolfo en RDL. Muy buena lectura.

Saludos,

CGO

Víctor Quezada dijo...

y muchas gracias CGO por tu comentario, ojalá algún día te tinque publicar una cosilla en La Calle Passy, sería de pelos.
saludos

baudelaire3 dijo...

Recojo el guante y ojalá puedan publicar mi reseña del último libro de Eugenia Brito (Oficio de vivir); se las envío en cuanto vuelva a mi casa (ando en viaje familiar),

saludos

CGO

Víctor Quezada dijo...

Muy bien, la raja.
No tengo tu e-mail. pero puedes escribirme al de la calle passy pa que veamos cuándo podrías
lacallepassy061@gmail.com
saludos CGO